Porque el tiempo lo hacemos todos.